Piet Mondrian

Mondrian, Abstracción y Neoplasticismo

Existen muchos movimientos de arte, pero muy rara vez son creados por un artista en concreto. Piet Mondrian es un pintor holandés que ha pasado a la historia, conocido por su gran aportación al universo del arte. Es uno de los pocos artistas que se inventó su propio movimiento artístico: el Neoplasticismo.

Piet Mondrian

Mondrian nació en Amesfoort (Países Bajos) en 1872 y murió en Nueva York en 1944. Su vida transcurrió entre Holanda, Paris y América, como tantos artistas europeos que huyeron tras la Segunda Guerra mundial. Por educación y trayectoria vital, sus primeras obras se inspiraron en la tradición paisajista holandesa y su interés por los efectos lumínicos. En esto coincide con Van Gogh, su compatriota, cuyas obras de juventud son de temas holandeses y composición clásica.

En 1907, su viaje a Paris le permite descubrir la obra de pintores impresionistas y postimpresionistas. Esto dio un giro radical a su trayectoria. Cambió por completo sus antiguas nociones sobre el color, cuyo tratamiento abordó a partir de entonces de manera mucho más audaz.

Piet Mondrian

Tras contemplar las primeras obras cubistas de Braque y Picasso en 1912 decidió trasladarse a París y adaptar los preceptos del cubismo, interesado en reducir las formas individuales a una fórmula general. Aunque plásticamente su obra respetaba los principios cubistas, desde 1913 experimentó un claro avance hacia la abstracción que culminó en 1917 con el abandono definitivo de todo referente externo.

La segunda guerra mundial le obligó a regresar a los Países Bajos, donde conoció al que sería su intimo amigo y hermano artístico, Theo van Doesburg. Junto a el y otros dos artistas, Van der Leck y Huszar, Theo fundó la revista De Stjil (Estilo). En ella defendían el rechazo completo de la realidad circundante como referente de la obra. En su lugar, proclamaban la reducción del lenguaje pictórico a sus elementos mas básicos. Este estilo, bautizado por el propio Mondrian como Neoplasticismo, pretendía alcanzar la objetividad real liberando a la obra de arte de su dependencia de la percepción individual momentánea y del temperamento del artista.

Piet Mondrian

Tras residir varios años en París y Londres, Mondrian se trasladó en 1940 a Nueva York, donde su obra se vio influenciada por el dinamismo de la vida urbana y los ritmos de la música americana, sobretodo del jazz. Estos factores le inspiraron una mayor atención a las posibilidades constructivas del color.

Por influencia de la tradición puritana holandesa y de la Sociedad Teosófica, con la que estuvo en permanente en contacto a lo largo de su vida, Mondrian dio forma a un proyecto que se extendió más allá de lo pictórico hasta acabar por convertirse en una empresa ética: el arte como guía para la humanidad a través de la pureza y la claridad.

Piet Mondrian es, junto con Wassily Kandinsky y Kazimir Malévich, uno de los tres artistas fundamentales de la abstracción geométrica. Este estilo artístico está
basado en el empleo de formas geométricas simples, combinadas en composiciones subjetivas sobre espacios irreales. Es una manera de entender la abstracción que, en el caso de Mondrian, conocemos como Neoplasticismo.

Piet Mondrian

Su contemporáneo Kandinsky pasó toda su vida buscando, en sus propias palabras, el sonido interior abstracto de las formas y los elementos de la imagen. Este es también el leiv motif de los primeros cuadros abstractos de Mondrian.

Sus obras más conocidas son composiciones realizadas a partir de líneas negras verticales y horizontales que encierran rectángulos o cuadrados de colores primarios. Son la culminación de su carrera artística, su último proyecto, su reflexión personal, alcanzada tras toda una vida de búsqueda dedicada al arte.

Pero la carrera pictórica de Mondrian no comienza de esta manera. En sus primeros cuadros, la mezcla de estilos y técnicas con los que pinta, nos hablan de la intensa búsqueda para crear un estilo personal. Las numerosas obras del artista están influenciadas por los principales Ismos de las vanguardias de principios del Siglo XX. Pasó años y décadas de investigación donde le vemos influido por el impresionismo, el puntillismo, los colores fauvistas e incluso del cubismo.

Piet Mondrian

Transición al Neoplasticismo

En torno a la misma época en la que creó el cuadro anterior, Mondrian pintó esta pintura. Observamos que se trata de un segundo cuadro sobre la misma jarra pero en esta ocasión se aleja del cubismo para mostrarnos una versión bidimensional de la imagen en donde las figuras están reducidas a formas geométricas esenciales. El cuadro se ha convertido en una composición dominada por una gran forma redondeada central, envuelta por una serie de rectángulos y triángulos.

La realidad está cubierta de un velo de apariencia. El verdadero artista es capaz de ir mas allá y atravesar ese velo de apariencia para descubrir lo real. Todos los grandes genios del arte, han estado fascinados con la naturaleza, desde los egipcios a Leonardo Da Vinci.

Mucho antes de llegar a la abstracción, Mondrián observaba el mundo con sus ojos de artista, concentrándose en pintar paisajes. Fue un lento y minucioso proceso. Poco o nada le interesaba la figura humana y menos aún, la ciudad. Dibujó y pintó flores con una visión poética, algo que años mas tarde repetiría la gran pintora floral americana, Georgia O’Keefe a gran escala.

Pero no fue con las flores con las que Modrián hizo su gran descubrimiento. Lo que realmente le llevó a descomponer las formas, fue observar y representar árboles. Estas tres de sus obras, pintadas con cuatro años de diferencia, muestran la transformación experimentada en su mente. Su inspiración, una vez mas, parte de la naturaleza: un árbol manzano. Pero las formas orgánicas se van transformando, pasando por una creación semi abstracta, hasta llegar a una abstracción total.

Neoplasticismo

Lo que vemos en estas obras de Mondrian, pintadas en torno a 1911-12 es un proceso de simplificación, de búsqueda de la esencia, de reducción de las formas. Este proceso acaba culminando, a partir de 1917 en el Neoplasticismo. Se trata de un movimiento iniciado en Holanda por el propio Mondrian.

Mondrian propone despojar al arte de todo elemento accesorio. Es un intento de alcanzar la esencia a través de un lenguaje plástico objetivo y, como consecuencia, universal.

Hagamos un poco de historia y veamos cómo se forma este movimiento. En octubre de 1915 Theo van Doesburg publicó la primera edición de la revista llamada De
Stijl
(Estilo). En esta publicación, especializada en arte, incluyó los trabajos de Mondrian y de muchos más artistas. No sólo pintores, sino también escultores como Vantongerloo, Gerrit Rietveld.

En torno a la revista, publicada entre 1917 y 1926, se vinculó un grupo de artistas, arquitectos y diseñadores con una estética abstracta común, que defendía un orden claro y geométrico. Todos creaban aplicando sus principios desde la pintura y el diseño hasta la construcción de edificios. Por ejemplo, podemos admirarlo en la arquitectura modernista de Frank Lloyd Wright.

Pintores, escultores y arquitectos incorporaron teorías socialistas, filosóficas y utópicas y las aplicaron a la órbita del arte. Su objetivo era innovar con tendencias contemporáneas en dirección hacia un arte no figurativo.

El término Neoplasticismo es indisociable del movimiento De Stijl que nació en torno a la revista. Sus principales características son:

  • Una paleta de colores primarios: los establecidos por el filósofo Goethe en su teoría del color: amarillo, azul y rojo, junto con los no-colores blanco y negro y toda la gama de grises.
  • Las composiciones debían ser estáticas, sin diagonales, limitándose a la verticalidad y la horizontalidad.
  • Se evita la simetría.

La obra de Mondrian muestra el recorrido ideológico hasta llegar a este neoplasticismo. En definitiva, se trata de una forma de construir eliminando. Se podría decir que su lema podía ser, la famosa frase:

Menos es mas.

En sus primeras obras vemos como Mondrian busca, investiga, se autoanaliza, sin perder de vista la imagen y su representación. Mas tarde observamos cómo va perdiendo el objeto, para finalmente declararlo innecesario.

Mondrian trató de eliminar el ruido del cuadro mostrando sólo las líneas y los colores planos, para expresar esa idea de un universo absoluto, procedente de las teorías de la Teosofía, de la que se había hecho adepto.

Mondrian en sus cuadros propone controlar la naturaleza errónea, rescatar la armonía del caos aparente. Lo consigue evolucionando de la realidad hacia la más absoluta simplicidad. Ese caos aparente de Mondrian nos muestra nuevos paisajes de luz pura, prescindiendo de la simetría y con una gran fuerza cromática y estilística. Su instinto le lleva a buscar belleza sin objeto.

Desea un nuevo orden que nuestra mente establece para no perderse en el caos a pesar de los máximos de longitud de onda de los conos de nuestros ojos, a pesar de la ciencia.

El gran logro de Mondrián y su Neoplasticimo es que la belleza sucumbe al instinto de la lírica.

Recientemente he visto la interesantísima exposición Genealogías del arte o la historia del arte como arte visual, en el Museo Picasso de Málaga. La muestra, organizada por la Fundación March de Madrid, analiza las representaciones visuales de la historia del arte llevadas a cabo por artistas, críticos, diseñadores, teóricos y poetas desde los primeros árboles genealógicos del arte en la Edad Media hasta las representaciones virtuales en la red.

Piet Mondrian

Mondrian, creador de su propio ismo

Mondrian fue junto con Kandinsky, Klee y Kupka, uno de los pioneros de la Abstracción a principios del Siglo XX. Este estilo revolucionó totalmente y hasta hoy los derroteros del mundo del arte. Pero, a diferencia de otros artistas, Mondrian hizo algo mas que innovar con su arte. El fue mas allá, pues se inventó su propio movimiento artístico.

Yo llevo toda la vida escribiendo sobre los ismos, que es uno de mis temas favoritos, solo superado por mi pasión por inventarme museos. Puedo confirmar que la mayoría de estos estilos o grupos de artistas son bautizados años mas tarde por críticos de arte.

Uno de ellos, el francés Louis Vauxcelles fue quien acuñó los nombres de dos movimientos de vanguardia claves en el Paris de las vanguardias a principios del Siglo XX: el Cubismo y el Fovismo. Otros nombres son creados por poetas como Guillaume Apollinaire que nombró al Orfismo y el movimiento Dadá denominado así por Tristán Tzara. Otros incluso reciben su nombre de periodistas que, en plan despectivo, describen lo que consideran un fraude artístico, como Louis Leroy con el Impresionismo.

Piet Mondrian

Neoplasticismo o Constructivismo Holandés

De los principales ismos que habitan el maravilloso universo del mundo del arte, muy rara vez reciben su nombre de un artista. Mondrián, además de pintor pionero de la Abstracción denominó a su propio estilo como Neoplasticismo aunque los críticos también le llamaron Constructivismo Holandés por su paralelismo con el Constructivismo Ruso.

Su teoría tiene origen en las obras cubistas de Georges Braque y Picasso y en la filosofía llamada Teosofía. Reivindican un proceso de abstracción progresiva en virtud del cual las formas se van reduciendo a líneas rectas horizontales y verticales, empleando exclusivamente los colores negro, blanco, gris y los tres primarios: rojo, amarillo y verde.

Esta corriente también está considerada dentro del arte abstracto, pues ofrece una concepción mucho más analítica de las obras y trata de no imitar elementos de la vida real, como el realismo, sino representar las formas y colores de la realidad. El movimiento guarda estrecha relación con el cubismo por la representación de figuras geométricas.

Aunque el Neoplasticismo es sumamente conocido por sus pinturas, también fue desarrollado en otras áreas relevantes de las artes plásticas, como por ejemplo la escultura, la arquitectura y el diseño. Mondrian incluso llegó a crear vidrieras.

Mondrian, junto con otros artistas que se sumaron a esta corriente, no estaba satisfecho con lo representado en el realismo, en el simbolismo o incluso en el cubismo, aunque esta claro que le sirvieron de inspiración.

Piet Mondrian

En el momento del nacimiento de esta corriente artística, Europa atravesaba la Primera Guerra Mundial. Piet Mondrian estaba visitando a su padre en Holanda, pero se vio obligado a quedarse en su país por la guerra. Allí es donde terminó de desarrollar las bases de sus teorías artísticas. Mondrian llevaba trabajando en el Neoplasticismo desde 1913, y fue en 1917 cuando terminó de darle forma al proyecto.

Esta corriente artística tuvo muy buena recepción alrededor del mundo artístico y se llenó de elogios y felicitaciones. Mondrian concibió su estilo de forma muy intima y personal, tras una meditada evolución durante varias décadas. Sin embargo siempre insistió en un punto que para el era crucial: que el Neoplasticismo fuese universal.

Todo verdadero artista ha sido siempre conmovido por la belleza de la línea, del color y por sus relaciones intrínsecas, y no por lo que puedan representar.

El Neoplasticismo representa la liberación de la opresión mental y artística que se había establecido en el arte, ofreciendo a cada creador la opción de despojarse de todos sus conocimientos para utilizar los medios expresivos en el estado más puro: volúmenes, planos, líneas y colores. Este estilo de arte representado con formas simples, muestra una realidad limpia, clara y libre.

You May Also Like
Keith Haring

Keith Haring – Rey del grafiti

Keith Haring Rey del grafiti Este año habría sido el 60 cumpleaños de Keith Haring. El icono estadounidense del graffiti, murió con sólo 31 años de SIDA en Nueva York…
Surrealismo y diseño

Surrealismo y diseño

La reinvención del objeto En 2007 el Victoria and Albert Museum de Londres organizó la memorable exposición Surreal Things. Hoy tenemos el privilegio de volver a enfocar el fascinante tema…