Neomania #36

Editorial #36

La eternidad de los artistas

Todo pintor se pinta a sí mismo” asegura un antiguo proverbio chino. “El artista pone su cuerpo”, remataba el poeta Paul Valery. Mejor dicho, plasma su cuerpo y la vida que lo anima. Para resumir, el enfoque de esta nueva temporada de NEOMANIA se centra en las imágenes, cuerpo y alma del artista.

El gran evento es la celebración del centenario de Rodin, con exposiciones en 15 museos por todo el mundo. El padre de la Escultura Moderna, transformó la piedra en piel desnuda y consiguió que el mármol respirara.

Admirando la delicadeza de sus desnudos, el surrealismo onírico de las pinturas de Marc Chagall, las geometrías cubistas de Victor Vasarely, los personajes noctámbulos de Ceesepe… paramos el tiempo, cerramos los ojos y abrimos el alma para darnos cuenta de que la obra de un artista constituye su mayor tesoro: el registro de su vida.

Y no sólo nos centramos en puro ARTE. Admiramos moda, viajamos a lujosísimos hoteles en Hong-Kong, volamos a Buenos Aires, degustamos delicias gastronómicas en Aponiente (Cádiz) y descubrimos en Mexico, un secreto que dará mucho que hablar: un mini Museo Guggenheim reinventado en el corazón de la selva.

Neomania #36

Rendimos un emotivo homenaje póstumo a Ceesepe, pintor icono de la Movida Madrileña. La palabra autobiografía se queda corta para lo que es su autorretrato, desparramado por el legado de sus pinturas. ¡Ironía de ironías! Escribió un libro, “Automoribundia”, guiñándole un ojo a Gómez de la Serna. En sus textos nos cuenta sobre la conciencia de vivir y morir, de luchar entre la nada y el algo. Al morir, Ceesepe, como los casi infinitos artistas de todos los tiempos, nos ha dejado mucho más que algo. Porque los artistas, como Dios, son eternos.


MARÍA DE JUAN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *