Issey Miyake

Issey Miyake

Issey Miyake y su cadena de inspiración

A sus 81 años, Issey Miyake nos presenta una realidad de novedosas texturas que abre ante nosotros todo un universo lleno de oportunidades por descubrir.

Issey Miyake

Si hay algo a lo que nos tiene acostumbrados el diseñador de moda japonés es a combinar magistralmente —y sin parangón— el diseño más vanguardista y la tecnología más actual. Y es que Issey Miyake sabe a la perfección alumbrar colecciones llenas de piezas impregnadas de conceptos majestuosos que, en ocasiones, nos hacen viajar a un universo completamente alejado de la mundanal realidad a la que estamos habitualmente acostumbrados.

Issey Miyake

Y es en esta vorágine de juegos de ficción y realidad donde la inspiración hace a este maestro de la alta costura hacernos volar a través de su imaginación hacia lugares insospechados y recónditos en los que cualquier detalle —por pequeño que sea— puede hacernos quedar cautivos de su recuerdo.

Para la próxima temporada otoño-invierno, Issey Miyake no piensa defraudarnos y nos muestra un mundo impregnado de una realidad desmedida que encuentra en la creatividad su mejor arma de seducción. Pero no hablamos de una seducción evidente, que se muestra sin tapujos ni artificios, sino de una seducción que hay que buscar en los detalles más ocultos y delicados.

Issey Miyake

Una seducción que se hace patente en formas geométricas que, entre sus líneas infinitivas, dejan espacios a elementos que, a través de sus volúmenes, aportan ese toque diferente llamado a romper esa monotonía tan propia de las tardes invernales.

En sus ansias de romper barreras y llevarnos a descubrir nuevos horizontes, Issey Miyake buscar sorprender envolviendo la figura femenina con nuevos tejidos, en concreto una especie de resina en una paleta de colores que hará las delicias de los gustos más atrevidos.

Issey Miyake

Y como reina del asfalto para la próxima temporada, una nueva tela, la dough dough, que, aparecida en primavera, se presenta para los meses otoñales como una fibra de lana fácilmente modulable que llega dispuesta a envolver la figura femenina de una manera totalmente distinta.

A través de todas las combinaciones que dan forma a la nueva colección de Issey Miyake para los próximos meses, el diseñador japonés busca —sin miedos ni tapujos— romper los cánones socialmente establecidos y dejar atrás clásicos y aburridos patrones que terminan envolviendo a la mujer en el hastío que anuncia el final del verano.

Issey Miyake

El diseñador llega dispuesto a ofrecer a la mujer nuevas oportunidades con las que cubrir su silueta. Una silueta que el japonés decide no marcar, sino envolver en piezas superpuestas y holgadas que más que mostrar insinúan un universo —el femenino— decidido a romper con lo que establecido y conocido hasta el momento.

Por eso, a las líneas rectas de abrigos, pantalones y jerséis oversize en tonalidades grises y negros a los que toda mujer hace un hueco en su armario de manera indiscutible durante los meses de invierno, Issey Miyake nos propone unir piezas de colores poco o nada convencionales que buscan romper esa monotonía que, en ocasiones, se torna extremadamente complicada y tediosa.

Issey Miyake

Sea como fuere, el diseñador invita a la mujer a llenar su armario de piezas esculpidas y totalmente adaptables en azules, morados, naranjas, amarillos, rosas y verdes, que aportan esos toques de color tan propios del patchwork y tan capaces de romper las pautas socialmente establecidas.

Opciones multicolores de una colección coherente y divertida a través de sus múltiples texturas que nos llevan hacia lugares insospechados que, en ocasiones, solo existen en nuestra mente y en nuestros sueños.

Issey Miyake