Impresionismo

Impresionismo

Impresionismo: la estrella de todos los movimientos artísticos

Entre los numerosos “ismos” del arte, este es, sin lugar a dudas, el más reconocido y memorable de todos. Los artistas impresionistas no tenían conciencia de grupo, aunque todos reclaman la libertad al seleccionar sus motivos de inspiración.

Impresionismo

El siglo XIX fue una época de cambio. El emperador Napoleón III reconstruyó Paris y finalizó la guerra. La Académie des Beaux-Arts dominaba la escena artística, conservando estándares de pintura tradicional. Valoraban temas históricos, religiosos y retratos. Paisajes y naturalezas muertas eran despreciados. Admiraban cuadros muy realistas, cuidadosamente terminados. Las pinturas de pinceladas precisas, debían ocultar la mano del artista. El color are restringido y atenuado con barniz dorado. La Academia francesa establecía leyes rígidas y patrocinaba exposiciones oficiales en el Salón de Paris.

Impresionismo

Pero el objetivo de los impresionistas era bastante opuesto: lograr una representación espontánea y directa del mundo. Comenzaron a analizar la realidad con total libertad.

Hasta entonces, la pintura reproducía escenarios. Pero ellos buscaban una percepción personal en un momento preciso, con luces y colores que emanan de la naturaleza cuando el artista contempla.

Impresionismo

Investigaron los colores que componen las cosas. Se centraron en los efectos de luz natural en lugar de la representación exacta, esa luz que desenfoca los contornos. Sus formas pintadas se componen de tonos cromáticos que varían según condiciones atmosféricas con intensidades de la luz.

Impresionismo

Las pinturas se caracterizan por pinceladas y composiciones abiertas relativamente pequeñas, delgadas pero visibles. El énfasis de los artistas era la representación precisa de la luz, con cualidades cambiantes, que acentúa los efectos del paso del tiempo. Se concentran en temas comunes, incluido el movimiento como elemento crucial de la percepción humana, experimentado a través de inusuales ángulos visuales.

Impresionismo

El mayor honor era exponer en el Salón de Paris, pero los nuevos artistas tuvieron que buscar lugares alternativos ya que sus obras eran rechazadas. Los jóvenes impresionistas se enfrentaron a la dura oposición de la comunidad artística tradicional. Su primera exposición revolucionaria fue en el estudio de su amigo fotógrafo Nadar (1874). Monet presentó su «Impresión, amanecer«, que llegó a nombrar el estilo. El crítico Louis Leroy utilizó el término en plan peyorativo publicando una reseña satírica en un periódico. Más tarde, los «artistas rechazados«, crearon su propio espacio: «Salon des Refugés«. Berthe Morisot, invitada por Degas, fue la única artista femenina incluida.

Impresionismo

A pesar del rechazo de los críticos, el público, inicialmente hostil, con el tiempo, llegó a creer y aceptar que los impresionistas capturaban una visión fresca y original.

Radicales en su época, violaron las reglas académicas. Construían sus cuadros con colores puros, aplicados libremente, dándoles prioridad sobre líneas y contornos. Admiraban las innovaciones técnicas del francés Delacroix y el británico Turner.

Impresionismo

Siguiendo a Monet, elaboraban series del mismo tema en diferentes circunstancias atmosféricas y temporales. Su interés no era el protagonista real, sino las variaciones cromáticas experimentadas durante el día.

Hasta entonces, los artistas habían pintado dentro del estudio: paisajes, retratos y bodegones. Sin embargo, ellos inventaron nuevas técnicas y temas. Comenzaron a pintar al aire libre capturando escenas realistas de la vida cotidiana. Inventaron una forma diferente de ver. Es un arte que captura movimientos, posturas naturales y juegos de luz, y los expresa con un empleo brillante y variado del color.

Impresionismo

Los impresionistas descubrieron que, pintando al aire libre, podían capturar los efectos momentáneos y transitorios de la luz solar.

Representaban efectos visuales en lugar de detalles, utilizando pinceladas cortas con colores puros. Buscando un intenso efecto de vibración cromática, se negaron a mezclar colores suaves o sombreados, como era habitual. Al recrear la sensación ocular, en lugar de delinear los detalles, crearon un conjunto de técnicas revolucionarias. Este estilo es precursor de varios “ismos” de la pintura: Neoimpresionismo, Postimpresionismo, Fauvismo y Cubismo.

Impresionismo

En lugar de copiar, sugerían formas, utilizando colores primarios: azul, rojo y amarillo, para crear tonos complementarios: naranja, verde y violeta. Ofrecieron una ilusión de la realidad, aplicando pinceladas cortas yuxtapuestas directamente sobre el lienzo.

Sus hallazgos sobre la luz y el color, fueron decisivos para el arte del Siglo XX. Algunos existían desde la pintura Veneciana del Siglo XVI. Ciertos efectos habían sido anteriormente utilizados por Franz Hals, Velázquez y Goya. La pintura al aire libre había sido antes explorada por Corot, Turner, Constable, Escuela Barbizon

Impresionismo

Las principales figuras del movimiento fueron Monet, Manet, Degas, Renoir, Pissarro y Sisley. Por primera vez en la historia, las mujeres, históricamente excluidas de la escena artística, fueron aceptadas y finalmente pudieron exhibir y vender con éxito. Las tres «Grandes damas impresionistas» son Berthe Morisot, Mary Cassatt y Marie Bracquemond.

Eduard Manet se sitúa entre el Realismo y el Impresionismo. Muchos han clasificado su estilo como naturalista. Sus cuadros con desnudos provocaron escándalos: «Desayuno sobre la hierba” y «Olimpia«, que no era diosa ni musa, sino simplemente una prostituta. Manet fue el precursor del movimiento.

Impresionismo

Claude Monet, fue el «Padre del Impresionismo”, el más consistente y prolífico con la filosofía del grupo. Expresó su propia percepción ante la naturaleza, especialmente en la pintura de paisaje en «plein air«. Su principal preocupación era capturar vibraciones lumínicas cromáticas en la naturaleza donde la luz engendra color y forma. En 1899, comenzó a pintar, a gran escala, nenúfares flotando en el estanque de su jardín. Continuó durante los siguientes 20 años. Nunca se desvió hacia otras corrientes manteniéndose fiel al estilo toda su vida.

Degas fue más impresionista en forma que en color. Su pasión era captar el movimiento, obsesionado por temas como bailarinas y carreras de caballos. Observaba a las mujeres, capturándolas en las más inusuales poses instantáneas naturales.

Impresionismo

Renoir ofrece su propia interpretación mas sensual, lejanamente relacionada con temas del Barroco y Rococó. Expresa la alegría de vivir, centrándose en niños y mujeres, especialmente desnudos femeninos, que recuerdan los cuerpos redondeados de Rubens.

Berthe Morisot, casada con el hermano de Manet, capturó mujeres, niños, bebés en interiores domésticos, mujeres en jardines y su hija. La suya es una perspectiva claramente femenina, con pinceladas gestuales que rozan la Abstracción.

Impresionismo

Mary Cassatt fue la única artista americana que expuso con los impresionistas franceses. Tras veinte años pintando en Paris, regresó a Filadelfia. Fue un instrumento clave para exportar el nuevo estilo a través del Atlántico.

Sisley fue exclusivamente paisajista. Pissarro llevó el estudio de la luz y el color a sus últimas consecuencias hasta llegar al Puntillismo.

Impresionismo

La filosofía de libertad del movimiento en las artes visuales fue pronto seguida por estilos análogos en otros medios. Fueron conocidos como Música Impresionista y Literatura Impresionista.

En España, el estilo tuvo artistas extraordinarios: Sorolla, Casas, Rusiñol, Regoyos, Anglada Camarasa.. Cuando las diferencias estilísticas y personales comenzaron a separar al grupo francés, se terminó diluyendo. De sus cenizas, surgieron las propuestas de otros artistas que llevaron al Postimpresionismo, como Van Gogh y Gauguin.

Los impresionistas capturaron lo que vieron. Pintaron la realidad con pinceladas rápidas y pastosas. Su íntimo arte está arraigado en los sentimientos, las experiencias personales y la originalidad individual.

Impresionismo


Nunca en la historia del Arte, ha surgido un periodo tan extraordinario. Durante 100 años, a pesar de sufrir dos guerras mundiales, Europa ha visto nacer, florecer y morir a mas de 50 “ismos”… una explosión en cadena de intensa efervescencia creativa.

La serie ISMOS presenta una serie de artículos sobre movimientos artísticos, que formarán un libro titulado “ISMOS DEL SIGLO XX” por Maria de Juan.