Foujita

Foujita, una japonés en París

Seis museos dedican exposiciones a Foujita. Trabajó con sus amigos artistas, Modigliani, Kisling, Pascin y Van Dongen en el Paris mas bohemio. Su arte exquisito es una simbiosis entre dos culturas: la japonesa y la europea.

Foujita

El aniversario de su muerte, se celebra con exposiciones en museos de París, Reims, Tokio, Osaka y Kioto. Comienzan con una gran exposición en el Musée Maillol de Paris, centrada en su período mas prolífico (1913-1930) cuando vivió en Montparnasse.

Tsuguharu Foujita fue uno de los artistas de mas éxito en la década de 1920 y se le clasifica dentro de la Ecole de Paris. Este término se refiere a un grupo de artistas “inmigrantes” o extranjeros que vivieron y trabajaron en Paris durante la primera mitad del siglo XX.

La Escuela de Paris no fue solo un movimiento artístico, sino que se refiere a Paris como centro de actividad artística. Entre 1900 y 1940, la ciudad atrajo a artistas de todo el mundo.

Describe a una comunidad flexible de creadores, en su mayoría no franceses, que se mezclaban en cafés y salones. Eran un grupo de amigos bohemios que vivían noches intensas, compartiendo modelos, amantes, lugares de trabajo y galerías en el distrito parisino de Montparnasse.

Antes de la Primera Guerra Mundial, estos artistas estaban involucrados en el fermento de nuevos movimientos artísticos: Posimpresionismo, Puntillismo, Orfismo, Fauvismo, Cubismo… Ocurrió en el barrio de Montmartre, pero la guerra dispersó a casi todos y en la década de 1920 Montparnasse se convirtió en el nuevo centro de vanguardia.

Foujita

Foujita, hijo de un general del Ejército Imperial Japonés, fue educado en una familia abierta a la cultura occidental. Desde niño recibió clases de arte y francés. Después de estudiar Arte Europeo en la Escuela de Bellas Artes de Tokio, viajó a Paris.

En cuanto llegó, supo inmediatamente que se quedaría allí. El día después de su llegada, fue invitado a conocer a Picasso en su estudio. Pablo se sintió intrigado por su distinguido y elegante aspecto. Foujita se sintió electrificado por las pinturas del artista español y su colección de cuadros del naif Henri Rousseau.

Demasiado viejo para inscribirse en la Escuela de Bellas Artes, se hizo copista en el Museo del Louvre. Allí, se sintió fascinado por la arqueología y su estilizada belleza.

Foujita se dio cuenta de que necesitaba adaptar su visión, en oposición o en conciliación con el arte occidental. Eligió una especie de hibridación, un camino que ningún otro artista japonés se había atrevido a tomar antes. Su estilo absolutamente único fascinó al público y a la crítica.

Su primera exposición individual cerca de los Campos Elíseos, fue un triunfo total. Todas sus 110 acuarelas, fueron vendidas en una noche. Picasso compró tantas como pudo. Su galerista, Chéron, que también representaba a Modigliani y a Soutine, le pidió que pintara dos acuarelas al día.

Foujita

Foujita tenía dos secretos. Una era Fernande Barrey, una joven prostituta y modelo que solía posar para Modigliani. Se casó con ella 13 días después de conocerse en el Café de la Rotonde. El segundo era un pincel finísimo, tintas en blanco y negro y un esmalte blanco, su receta secreta durante años. Fabricado con aceite de linaza, tiza triturada y silicato de magnesio, era desconocido en el oeste y le dió a sus pinturas una iridiscencia hipnótica que fascinaba a los espectadores.

Su trabajo contrastaba enormemente con las pinturas de Matisse y Braque, que usaban pinceles grandes y colores brillantes y gruesos. Foujita, como su ilustre predecesor japonés, Hokusai, tenía un increíble habilidad para el dibujo fino.

Otros artistas pertenecientes a la Escuela de Paris experimentaron con varios estilos artísticos, incluyendo Cubismo, Orfismo, Surrealismo y Dadá. Entre estos artistas extranjeros se encontraban el español Joan Miró, los rusos Chagall, Jacques Lipchitz, el príncipe Alexis Arapoff, el alemán Jean Arp, el polaco Marek Szwarc… Muchos de ellos eran judíos por lo que no podían exponer y las publicaciones de arte dejaron de mencionarles. En cambio, Foujita, exhibía y vendía su obra por todo el mundo.

Entre todos estos “emigrantes”, Foujita era el único asiático y uno de los más prestigiosos. Pronto fue adorado por críticos y amantes del arte que pagaban una fortuna por sus dibujos, acuarelas y pinturas al óleo. Se convirtió en la estrella del arte mas brillante de París, tuvo incluso mas éxito que Picasso y Matisse.

Foujita

A Foujita le encantaba dibujar gatos y mujeres desnudas. Kiki de Montparnasse posó para él y también su nuevo amor, Lucie, de 20 años. Su piel era tan blanca que la apodó Youki, “nieve” en japonés. En su cumpleaños, el artista le regaló un coche descapotable rematado con una escultura de bronce de Auguste Rodin. Disfrutó de una vida extravagante, tenía un aspecto exótico perfecto, se fotografiaba y filmaba dibujando. Inconscientemente, construyó su marca de dandy. En sus autorretratos parece inescrutable pero… ¿qué pensaba realmente del avatar que creó?

Youki se convirtió en la amante de su mejor amigo, el poeta francés Robert Desnos. Debido a sus deudas de impuestos franceses, Foujita escapó de París a Sudamérica con otra joven modelo llamada Madeleine.

Foujita

En la Segunda Guerra Mundial, regresó a su país, convirtiéndose en pintor oficial del Ejército Imperial Japonés, protegido por el General MacArthur y los ricos coleccionistas de arte estadounidenses.

En 1950 se le permitió regresar discretamente a Paris, acompañado por Kimiyo, su quinta esposa japonesa. La pareja se instaló en Montparnasse y llevó una vida tranquila. Foujita obtuvo la nacionalidad francesa y se convirtió al catolicismo. Escogió el nombre de Leonard, como un homenaje a su admirado Leonardo Da Vinci. En 1968 Foujita fue enterrado casi como un rey francés.

Cincuenta años después de su muerte, más de seis museos en Francia y Japón, destacan la obra luminosa y única del pintor más oriental de Montparnasse. Sin duda merece las celebraciones de este homenaje franco-japonés.

Foujita

Principales museos con exposiciones de Foujita: