Arata Isozaki

Arata Isozaki, Pritzker 2019

Arata Isozaki gana el “Premio Nobel” de Arquitectura.

Este prolífico creador japonés, conocido por fusionar la estética oriental y occidental, ha recibido el Pritzker Prize 2019, el mayor honor para un arquitecto.  Arata Isozaki, de 87 años, planificador y teórico, ha creado más de 100 proyectos en Asia, Europa, América del Norte, Australia y Oriente Medio durante más de seis décadas.

Arata Isozaki

Isozaki, nació en 1931 en la ciudad de Oita, junto al Golfo de Hiroshima. Era un adolescente cuando presenció la destrucción de Japón durante la Segunda Guerra Mundial. Vivió intensamente el drama después de los devastadores eventos de Hiroshima y Nagasaki, totalmente destruidos por dos bombas atómicas.

Crecí en la zona cero. Todo estaba en ruinas. No había arquitectura, ni edificios, ni siquiera una ciudad… Sólo me rodeaban cuarteles y refugios. Así que mi primera experiencia fue el vacío de la arquitectura. Entonces comencé a preguntarme cómo podría la gente reconstruir sus hogares y ciudades.

Arata Isozaki

Tras la ocupación aliada de Japón, Isozaki se graduó en la Universidad de Arquitectura de Tokio en 1954. Después pasó años viajando, escapando del drama en su país.

Quería ver el mundo con mis propios ojos, por lo que viajé por todo el mundo al menos diez veces antes de cumplir los treinta. Quería sentir la vida de personas en diferentes lugares. Visité extensamente Japón y el mundo islámico, pueblos en montañas profundas y ciudades de China, el sudeste asiático y los Estados Unidos. Trataba de encontrar alguna oportunidad y me preguntaba «¿Qué es la arquitectura?”

Arata Isozaki

En sus primeros años trabajó localmente para reconstruir su ciudad natal, Oita, tras la bomba de Hiroshima. Creó un centro médico, una biblioteca y otras instalaciones a raíz de la crisis económica y cultural de la posguerra en su país.

Para encontrar la manera más adecuada de resolver estos problemas, no podía detenerme en un solo estilo. El cambio se hizo constante. Paradójicamente, esto se convirtió en mi propio estilo.

Algunos de sus proyectos estrella en Asia son: Art Tower Mito, Shanghai Symphony Hall, Ceramic Park Mino y Tokyo School of Music.

Arata Isozaki

Pronto comenzaron a llegar comisiones por toda Asia y después por todo el mundo. Esto le permitió formar un puente creativo entre las culturas oriental y occidental. Muy joven, Isozaki se convirtió en ciudadano del planeta, creador internacional. Con 87 años todavía trabaja desde su estudio en Okinawa. Fue uno de los primeros arquitectos japoneses en construir en el extranjero.

Su primera comisión internacional fue el Museum of Contemporary Art en Los Angeles (MOCA). Entre sus proyectos más emblemáticos en el extranjero: Palau Sant Jordi, Estadio Olímpico de Barcelona, Disney Team Building en Orlando, Qatar National Convention Center en Doha, Pala Alpitour y Allianz Tower en Milan

Arata Isozaki

Su proyecto más original fue Ark Nova, el primer auditorio inflable, a gran escala jamás construido. Este edificio redondo de plástico gigante, se usó para actuaciones musicales del Lucerne Festival en el parque Grass Square de Tokyo. Fue una colaboración de diseño especial de Isozaki con el artista y escultor indio Anish Kapoor.

Otra colaboración espectacular, también relacionada con la música, fue Shanghai Symphony Hall. Se inauguró en 2014, celebrando el 135 aniversario de la orquesta más antigua de Asia. Un aspecto clave fue el trabajo conjunto entre Isozaki y el maestro acústico Yasuhisa Toyota. Para la Orquesta Sinfónica de Singapur lo primero era la música. Se convirtieron en la primera organización China en contratar a un experto acústico antes de elegir arquitecto. Isozaki y Toyota combinaron estructuras de una caja de zapatos con un campo de viñedos. Seis tableros reflectores parabólicos están cubiertos por tejidos de bambú y el piso del escenario es de ciprés Hokkaido de Japón. Los colores de los materiales le dan a la sala un tinte dorado, que aporta gran calidez al interior. La sala principal, con capacidad para 1200 personas, se asienta sobre gigantes muelles, que actúan como resortes para proteger de las vibraciones del metro bajo tierra.

Arata Isozaki

En 1915, el Museo Watari de Arte Contemporáneo en Tokio dedicó una exposición a Arata Isozaki. Transmitía la imagen de un hombre de letras, post-humanista, un manierista crítico con su espíritu reflejado en su propia teoría y práctica. La muestra se centró en el enfoque de “performance” del espacial del creador. Su mensaje es leído, escrito y experimentado en disonancia, diálogo, a veces, en silencio. Un diseño irónico de Hans Hollein para la exposición de 1976 MAN transFORMS, presentaba a Isozaki, despojado de piel, disecado en una anatomía irreal donde sus órganos vitales se atribuyen a iconos, como Michelangelo (el corazón) y Marilyn Monroe (las nalgas). La exposición transmitió la imagen de un hombre del Renacimiento, un manierista de espíritu crítico.

Arata Isozaki

Sobre su decisión de honrar a Isozaki, el jurado de Pritzker dijo:

Poseedor de un profundo conocimiento de la historia y teoría de la Arquitectura, y abrazando la vanguardia, Isozaki nunca replicó el status quo. Su búsqueda de una Arquitectura con significado se refleja en sus edificios. Hasta hoy, desafía catalogaciones estilísticas pues está en constante evolución y su enfoque es siempre fresco.

Arata Isozaki

Otro de sus edificios más conocidos es Palau Sant Jordi en Barcelona, el mayor centro deportivo cubierto para las Olimpiadas 1992. Es una cúpula gigantesca con capacidad para 17.000 personas. Su enorme techo hace referencia a las técnicas catalanas de construcción de bóvedas, como las utilizadas por Gaudí, mientras que su forma inclinada se inspiró en los antiguos templos budistas. Se utilizaron materiales locales: ladrillo, azulejo, zinc y travertino.

Arata Isozaki

La Escuela de Música de Tokio ha sido elegida uno de los mejores edificios del mundo. Controvertido y desafiante, está construido con arenisca roja de la India. Isozaki resolvió elocuentemente el espacio jugando con volúmenes y teorías. Utilizó la Proporción Aurea del Renacimiento y la teoría Zen del Yin Yang, evocando la naturaleza complementaria de las relaciones occidentales y orientales.

Si bien el Premio Pritzker se considera tradicionalmente centrado en Occidente, Isozaki es el octavo arquitecto japonés en ganarlo. Contando los ganadores conjuntos de 2010, Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa y los premiados recientes Tadao Ando (1995) y Shigeru Ban (2014). El logro de Isozaki pone a Japón al mismo nivel que Estados Unidos, con ocho ganadores. Incluyendo a Frank Gehry, nacido en Canadá, con nacionalidad americana. El jurado de Pritzker de siete miembros, fundado en 1979, incluyó al juez de la Corte Suprema de USA, Stephen Breyer, el arquitecto británico (laureado en 2007) Richard Rogers y a Ratan Tata, ex presidente del conglomerado indio Tata Group.

Arata Isozaki

Isozaki siempre ha sido un artista de mentalidad global con una mente creativa del Renacimiento. Es sin duda un visionario cuyo original enfoque es conocido por concebir formas vanguardistas, mezcladas con la esencia de las antiguas filosofías orientales.

Arata Isozaki

Los mayores elogios de los jueces fueron para el Museo de Arte Contemporáneo de Los Angeles y la Escuela de Música de Tokio. Realmente tiene sentido que este respetado artista sea galardonado con el premio de mayor honor del mundo para arquitectos.  Isozaki demuestra ser maestro combinando los estilos de Oriente y Occidente, Moderno y Postmoderno. Me atrevo a decir que es mucho mas: es el gran maestro de su propia alma, desde la destrucción hasta la creación. Incluso le nombro Emperador de la Arquitectura Japonesa.